CC denuncia la falta de implicación del Ayuntamiento en la renovación y mejora de El Pajar

  • Alejandro Marichal reivindica la necesidad de que el Ayuntamiento elabore un plan ambicioso para la regeneración y revitalización de los Barrios

 

El barrio de El Pajar, en el municipio de San Bartolomé de Tirajana, “ha perdido su aspecto de pueblo pesquero y está afectado por la falta de implicación del Ayuntamiento en la renovación de la zona y la mejora del bienestar de los vecinos”, así se expresaron los vecinos de El Pajar durante la visita que el portavoz de Coalición Canaria en San Bartolomé de Tirajana, Alejandro Marichal, realizó a la zona para comprobar in situ el estado de abandono al que está sometida esta localidad en la frontera suroeste del municipio.

 

Durante la visita los vecinos pidieron a Marichal la recuperación no sólo de la imagen de pueblo pesquero, sino de su actividad. Para ello es necesaria la creación de un varadero con cuarto de pertrechos y reordenar el litoral para que se vuelva a integrar dentro del espacio la pesca artesanal, uno de las primeras actividades impulsoras del pueblo y que le dio la identidad que hoy ha desaparecido por la falta de apoyo de las administración local y del Cabildo de Gran Canaria.

 

Alejandro Marichal señala que la localidad cuenta con una falta de orden donde no se incluyen ni se integran los “variopintos” negocios de restauración que son “dinamizadores de la zona”. A esto se le suma una problemática que se repite “año tras año” que es la falta de aparcamientos, especialmente los fines de semana o en verano. Según explicaron los vecinos esto provoca “una auténtica saturación durante el verano y todos los fines de semana” y cuya solución es “tan simple” como la recepción de parcela contigua a la fábrica, la cuál aliviaría los problemas de saturación del pueblo.

 

A esta problemática añaden la falta de una política de vivienda pública, mal común del resto del municipio, y el estado de “parcheado” al que ha sido sometida la localidad que acoge un mobiliario urbano desigual. El portavoz de CC en el Sur de Gran Canaria pudo constatar que hay más de diez formatos distintos de pavimentos, siete diferentes de bancos y un número “incontable” de farolas distintas. Pero “las sobras” no se encuentran sólo en este mobiliario, sino que además cuentan con una política de residuos en la que las filas de contenedores simplemente se alinean sirviendo de vivienda a una población de ratas que en palabras de los vecinos “simplemente se sale de lo usual”.

 

Los más jóvenes de la localidad también quisieron participar de estas reivindicaciones pidiendo una zona deportiva “útil para sus usuarios”, señalando que en su día se pidió una zona de Skate para practicar este deporte que de momento “está prohibido”. A esto añadieron la necesidad de una conexión a Internet “acorde al siglo XXI y no a la Telegrafía” y el desarrollo de alguna actividad sociocultural, “hasta ahora inexistente”.

 

La visita realizada por Alejandro Marichal se encuadra dentro del Plan de Barrios, iniciativa que tiene como objetivo mejorar las infraestructuras y servicios de los barrios del municipio.

 

 

           

 


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.